Fantasmas durante las grabaciones de Black Sabbath

Durante las grabaciones de algunos temas del álbum "Sabbath Bloody Sabbath", que se llevaron a cabo en un viejo castillo inglés, sucedió que mientras Ozzy Osbourne descansaba en una de las habitaciones junto a la chimenea, que súbitamente una brasa de fuego salió de ésta, y el cuarto entero empezó a arder.

El cantante fugó espantado del lugar. Cuentan algunas versiones que los músicos vieron a una persona desconocida caminando por el castillo en repetidas ocasiones.

Aterrorizados, los muchachos de la banda siguieron al extraño sujeto hasta una habitación pero ésta estaba vacía y cerrada desde el interior. Los músicos abandonaron el castillo esa misma noche.

Rockeros presentes