La pistola robada de Elvis

Sucedió en un museo de Elvis ubicado en Memphis, Tennessee, cuando la 9mm Smith & Wessonde Elvis era expuesta para los visitantes, durante el trigésimo aniversario de su muerte. Al parecer, un seguidor del Rey del Rock tomó el arma sin percatarse que las cámaras de seguridad lo observaban, aunque no fue sino hasta varios días después que se percataron del hurto.

El robo se descubrió gracias al aviso de un visitante del museo que notó la ausencia del arma, fue entonces cuando los encargados de seguridad revisaron las grabaciones. Sin embargo, antes de dar con el autor del robo, el conserje Travis Brookins se dirigió a devolver el arma mencionando "la encontré tirada en el excusado, solo la llevé a casa para limpiarla hasta que observé las noticias".

Nunca se indagó acerca de lo que pudo haber sucedido para que el arma de Elvis termine en un inodoro, pero al menos los fanáticos pudieron descansar después de saber que el arma valorada en 22 mil €, estaba nuevamente a salvo.

¿Más curiosidad? Elvis solo era aficionado a las armas, sino también a las placas policiales.