Chester de Linkin Park: ¿un hombre muy descuidado o con mala suerte? 

22 Julio, 2019
Este vocalista tiene en su haber de heridas y lesiones un historial bastante particular que cuenta con cerca de doce lesiones menores, cinco fracturas de hueso e incluso el curioso caso de un piquete de araña venenosa en plena ciudad. Tal vez por descuido, o tal vez solo mala suerte.

Chester Bennington, hasta su último día de vida, fue una persona que disfrutaba haciendo sentir bien a todos a su alrededor. Sin embargo, las lesiones y otros accidentes no paraban de acosarlo con cierta (mucha) frecuencia. Varias veces se ganó lesiones en sus tobillos, rodillas, hombros, muñecas, cuello, espalda, hombros y algunos dedos de las manos y los pies, producto de alguna caída o descuido. Para nadie es un secreto que este hombre sufría de miopía, así que es probable que hayan sido lesiones causadas por no ver su entorno con claridad. A pesar de esta falla visual, nunca se cayó del escenario (Como le pasó a Fer de Maná o Dave Grohl de Foo Fighters).

Asimismo, a lo largo de su vida disfrutaba de hacer deporte, mayormente jugar basketball. De las 5 fracturas que tuvo en su vida, la más fuerte fue precisamente jugando este deporte. Esta fractura fue muy dolorosa y muy accidental. Él se disponía a hacer un lanzamiento al aro y luego de hacerlo cayó muy mal, quebrando así su tobillo derecho. Los asistentes le brindaron toda la ayuda necesaria hasta que llegaran los paramédicos, quienes le dieron la mala noticia sobre su fractura. Este accidente hizo que Linkin Park cancelara 16 presentaciones en su gira por Estados Unidos.

Y no solo tuvo en su vida lesiones y fracturas. El artista sufría de gastritis. Producto de este mal, hubo muchos conciertos en los que continuó cantando a pesar de haber vomitado antes de la presentación. Aun así, la anécdota más insólita de los infortunios de Bennington fue una mordedura de araña venenosa casi al finalizar su gira por U.S.A en 2002. Pudieron atenderlo de inmediato, pero ¿qué probabilidades hay de ser mordido por una araña venenosa en un hotel del  centro de New York? No tuvo la suerte de Spiderman sino lo contrario, se envenenó. Por suerte, no pasó a mayores complicaciones.

Se dice que cuando estamos en recuperación tenemos tiempo para reflexionar sobre nuestra vida. Tal vez esta cadena de eventos desafortunados formó la sensibilidad emocional de este cantante. Sea como sea, es curiosa la cantidad de incidentes en los que se vio metido este músico de Linkin Park.

Ayúdanos compartiendo esta nota o dejando tu comentario.